Decubal

Consejos para una piel saludable

Algunas personas tienen la piel seca desde que nacieron, otras sólo sienten esa incomodidad durante algunos periodos, debido a la exposición a condiciones climáticas externas (frío intenso, baja humedad en el aire, larga exposición solar) y otros, sólo comienzan a tener la piel seca cuando envejecen.

NUTRICIÓN PARA SU PIEL

Los alimentos que ingerimos influyen directamente en la salud de nuestra piel. El consumo de fruta fresca y verduras, por contener una gran cantidad de antioxidantes, contribuye a mantener el equilibrio de agua en la piel y actúan en la prevención de los signos del envejecimiento.

Si su alimentación está basada en un consumo muy bajo en grasas, podrá ver aumentado el riesgo de que su piel se vuelva seca y deshidratada.

Para mejorar el estado de su piel y de su salud en general, consuma grasas saludables con ácidos grasos poliinsaturados, que se encuentran fácilmente en pescados grasos y frutos secos. Esto permite hidratar la piel desde el interior.

Una piel saludable es aquella que consigue captar y mantener el agua y producir grasa cutánea-lípidos.

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y, como todos los órganos vitales, necesita una elevada cantidad de agua para mantenerse saludable.

Si su cuerpo tiene falta de agua, la piel es uno de los dos primeros órganos en resentirse. Por eso es importante beber diariamente una gran cantidad de agua.